• Movimiento Cívico Constitucional

EL PERDON DEL PRESIDENTE

Fernando Palomino Milla

21/02/2021



La conducta delictiva e inmoral del Presidente Vizcarra, no solo en las decenas de casos que tiene como ex presidente regional y otros en el Ejecutivo, sino en su manera ineficiente e irresponsable de gobernar y en especial en gestionar la pandemia y del “vacunagate” descubierto por la prensa, nos pone frente al quizás peor y más inmoral presidente del bicentenario que de lejos ha sido peor que cualquier dictadura del siglo XIX y XX.


Adicionalmente, más de 40,000 fallecidos por el COVID-19 según cifras oficiales y más de 100,000 de acuerdo al SINADEF son la prueba irreductible de la pésima gestión y negligencia de Vizcarra y su gobierno en el manejo de la pandemia.


Tampoco seamos injustos, la hecatombe que sufrimos por la pandemia COVID se empezó generar con mayor intensidad paradójicamente a la par del inicio del explosivo crecimiento económico del Peru a inicio de siglo, con un 5,5% de crecimiento del PBI en los últimos 20 años hasta el 2019, los mejores índices macroeconómicos de la región, la mejor relación deuda/PBI y una excelente clasificación de riesgo país.


Sencillamente, en estos últimos 20 años, a pesar de las Políticas de Estado de Salud del Acuerdo Nacional y de los Planes de Desarrollo, en especial el Plan Bicentenario, no se destinaron los presupuestos requeridos por la salud pública, siendo uno de los más bajos en la región, y hoy en plena pandemia se ven los resultados con el colapso de la salud publica peruana inclusive antes del inicio de la pandemia. Aquí también hay responsabilidad de los gobiernos de turno en esos periodos gubernamentales.


El gobierno de Sagasti heredó el pasivo antes señalado, sin embargo, a pesar de acelerar los contratos por las vacunas, se vio envuelto en la peor crisis de credibilidad de la clase política por el “vacunagate” de las vacunas chinas. Ahora está más claro que posiblemente el Presidente Sagasti y su Primera Ministra no hayan tenido información del festín de las vacunas por que el Jefe de la Dirección de Inteligencia Nacional era pariente directo de Vizcarra sin perjuicio que algunos altos funcionarios siguen relacionados con el ex-presidente.


Sagasti y su Primera Ministra no debieron ser sorprendidos por el “vacunagate” en sus propias narices. Canciller y Ministra de Salud y otros altos funcionarios, unos más otros menos, mintieron descaradamente al pueblo peruano y propio gobierno afectando seriamente la credibilidad como nunca antes en la historia.


Por ello, resulta indispensable que el Presidente Sagasti cuanto antes pida PERDÓN a nombre del Gobierno por la seguidillas de errores, negligencias, inmoralidades durante la Pandemia que a la postre representa un hecho proporcionalmente mucho mayor al perdón que Sagasti dió en el Congreso por el fallecimiento de dos jóvenes protestantes en las últimas marchas, cuyos casos están aun en investigación. Más aun en el momento pre electoral que vivimos.


El perdón, significa que el Estado reconozca sus errores y negligencias, libre de ataduras ideológicas, contribuyendo a la paz y cohesión social que necesitamos los peruanos.


Presidente Sagasti demuestre a los peruanos que aún se puede recuperar la credibilidad en su gobierno y en la clase política justo antes de las elecciones. Pida PERDÓN por la salud moral del Peru. Esta aun a tiempo.



2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Únete al cambio

Todos juntos podemos
hacer la diferencia

Suscríbete a nuestro boletín

Mantente al tanto de nuestros eventos y noticias
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

© 2020 Movimiento Cívico Constitucional. Todos los derechos reservados | Desarrollado por Inflow.